Estas células artificiales no están vivas pero lograron pasar la prueba de Turing


Los científicos han construido células artificiales que son tan parecidas a las vivas, que han engañado a las células naturales para que piensen que se están comunicando con una de las suyas.

Este giro en la prueba clásica de Turing significa que no sólo nuestros robots pueden engañar a los seres humanos para que piensen que son uno de nosotros – los científicos ahora pueden hacer células artificiales que actúan tan reales, que los organismos vivos no pueden distinguir la diferencia.

“Es absolutamente posible hacer células artificiales que puedan comunicarse químicamente con bacterias”, comentó Sheref S. Mansy de la Universidad de Trento, Italia, que participó en la investigación.

 

Las células artificiales median la comunicación entre dos tipos de células diferentes. (A, b) Un esquema de la configuración experimental. (C) La comunicación entre V. fischeri y E. coli modificada mediada por células artificiales se evaluó mediante citometría de flujo. (D, e) Las células artificiales sienten V. fischeri y en respuesta degradan la 3OC12 HSL liberada por P. aeruginosa. La cuantificación fue con una cepa informadora de E. coli por citometría de flujo. Para todos los experimentos, n = 3 repeticiones biológicas, media ± DE. AC indica células artificiales.

La prueba de Turing propuesta hace más de 60 años por el informático británico Alan Turing, está diseñada para evaluar la inteligencia de una máquina haciendo una simple pregunta: ¿puede engañar a un ser humano para que piense que está teniendo una conversación con otro ser humano?

Los robots de hoy están tan avanzados, incluso sus silencios estratégicos parecen humanos, y ahora los científicos han puesto su mira en un tipo diferente de inteligencia artificial células no vivas construidas en el laboratorio.

Para hacer sus células artificiales, Mansy y su equipo construyeron minúsculas estructuras celulares llenas de instrucciones de ADN que podrían usar para producir ARN, que a su vez produciría proteínas específicas en respuesta a estímulos externos.

Estas proteínas sólo se producirían en presencia de una molécula bacteriana particular, una acil homoserina lactona (AHL). Cuando las células artificiales fueron colocadas cerca de bacterias vivas de tres especies diferentes E. coli, Vibrio fischeri y Pseudomonas aeruginosa y comenzaron a producir proteínas en respuesta a la AHL, les dijo a los investigadores que estaban “escuchando” a sus vecinos bacterianos. Pero no basta con escuchar la conversación de alguien más, si quieres convencer a alguien de que estás tan vivo como ellos, tienes que comprometerlos en una conversación de dos vías. Una vez que los investigadores pudieron demostrar que sus células artificiales estaban detectando la presencia de bacterias vivas, les dieron la capacidad de comunicarse con ellas, produciendo sus propias AHLs que podrían ser interpretadas por las bacterias.

Este proceso imita la forma en que las formas de vida simples se comunican entre sí en la naturaleza como las bacterias que hablan con las bacterias o las bacterias que hablan con las algas, eso significa que en teoría podrían construir células que actúan como mediadoras para los organismos que tienen problemas para conectarse.

“Las células artificiales pueden detectar las moléculas que son secretadas naturalmente por las bacterias y, en respuesta, sintetizan y liberan señales químicas a las bacterias”, dijo Mansy a Maarten Rikken en ResearchGate. “Tales células artificiales hacen un trabajo razonablemente bueno de imitar la vida celular natural, y pueden ser diseñadas para mediar las vías de comunicación entre organismos que no hablan naturalmente entre sí”.

Las células artificiales todavía tienen un largo camino por recorrer, particularmente para ser autosuficientes. El equipo encontró que en algunos casos, las células artificiales podrían interferir con la actividad de las bacterias que causan enfermedades, lo que significa que un día podríamos usarlas para neutralizar las biopelículas colonias adhesivas de bacterias dañinas que son responsables de más del 80% de todos las infecciones de microbios en el cuerpo.

La investigación ha sido publicada en ACS Science.

Comentarios

comentarios

What's Your Reaction?
Angry Angry
1
Angry
Cute Cute
2
Cute
Fail Fail
3
Fail
Geeky Geeky
2
Geeky
Lol Lol
3
Lol
Love Love
3
Love
OMG OMG
5
OMG
Win Win
0
Win
WTF WTF
1
WTF
Profile photo of Ale Neurona

Estas células artificiales no están vivas pero lograron pasar la prueba de Turing

conectarse

Conectate para participar en la comunidad
¿No tienes una cuenta?
registrate

resetea tu contraseña

Back to
conectarse

registrate

ó

Captcha!
Back to
conectarse

Choose post type

News Image List Poll Quiz Video Audio Gallery Playlist